← Atrás

Las nuevas tendencias de la radio digital

La radio tiene nuevos retos por delante. Con la transición de lo analógico a lo digital, las emisiones online se consolidan como una de las principales vías para seguir escuchando la radio. Un claro ejemplo es el podcast, con el que el usuario decide cómo, cuándo y dónde escuchar un contenido.

Según un artículo publicado por la Universidad de Valencia, a pesar que la radio sigue siendo un formato con dificultades para ser compartido, redes sociales como Facebook comienzan a incluir pestañas para poder compartir audios, lo que sin duda ayuda a captar la atención de los oyentes y a viralizar el contenido.

Espectadores de la nueva radio visual

En la radio, el audio ya no compite con el vídeo, ambos se integran. La pantalla del móvil se ha convertido en una ventana muy importante para difundir cualquier programa de radio, que cada vez es más usual incluir contenido audiovisual. En este nuevo contexto surge un nuevo perfil profesional, el responsable del área de radio visual.

Un caso muy ilustrativo es el de Joe Harland, jefe del área de visualización de BBC Radio. Su meta, seguir cautivando la atención de los oyentes de siempre y atraer la atención de los nuevos. Para ello piensa en los oyentes como espectadores.

En marzo de 2014, BBC Radio 1 contaba con alrededor de 100,000 suscriptores a su canal oficial de YouTube. En ese momento, Joe Harland, anunció que se dejaría crecer la barba hasta que el principal repositorio de vídeos contase con un millón de seguidores. Y así fue. Harland consiguió alcanzar esa cifra y se cortó su frondosa barba.


Radio a través de apps móvil

Los principales grupos radiofónicos en el país, como el Grupo RPP han desarrollado sus propias apps a través de las cuales los oyentes pueden disfrutar de sus programas favoritos, tanto en directo como en diferido. Además del contenido a la carta, estas plataformas enriquecen la experiencia radiofónica con datos, imágenes, vídeos y recomendaciones para que el usuario interactúe y sea cada vez más participativo. El consumidor es ahora prosumidor y tiene la capacidad de producir y gestionar su propia parrilla radiofónica.